Lekári vzdali hold dievčaťu, ktorej orgány zachránili tri detské životy

Najhoršia skúsenosť každého rodiča je prežiť vlastné deti. Strata dieťaťa je obrovská tragédia.

Alondra Torres Arias mala sotva rok, kedy sa jej rodičia museli zmieriť s tragickou udalosťou. Ako uviedol Inspire More, dievčatko zomrelo na začiatku roka na zápal pľúc. Lekári potvrdili mozgovú smrť.

SOURCE: FACEBOOK

Zlomená matka Jenni Barraza a jej manžel museli svojú dcérku pochovať. Urobili však rozhodnutie, ktorým zachránili život trom deťom. Orgány ich dievčatka darovali deťom, ktoré to potrebujú. Obličky a pečeň dievčatka darovali na transplantáciu. Ako spomína Jenni v rozhovore:  „Prihovárala som sa jej a bozkávala ju až do samého konca.“

Mama  dievčatka tiež povedala, že nikdy nebola tak hrdá. „Je úžasné, že sme mohli zachrániť tri detské životy.“

V deň smrti malej Alondry vzniklo video, v ktorom možno vidieť personál nemocnice vzdávajúci hold mŕtvemu dievčatku, keď ju viedli na operačnú sálu.

Odpočívaj v pokoji, Alondra. Tvoj život bol krátky, ale ani rodičia a ani deti, ktorým si zachránila život, na teba nikdy nezabudnú. 

Compartan la publicación por favor#EnHonoraAlondraJenni BarrazaAyer se firmó la muerte cerebral de mi hija Alondra. Probablemente ella se fue días antes, yo le hablé y la besé hasta el último minuto. Escribo porque sé que hubo mucha gente al pendiente, gente que ayudó con sus oraciones y también económicamente. Sé que trascendió hasta gente que yo no conozco, por lo que pido que se extienda este mensaje. Tenía la ilusión de ir personalmente a agradecer con mi niña en brazos a cada persona por su ayuda.Ayer mi esposo y yo escoltamos a mi bebé todavía en la cuna y respirando artificialmente desde el área de terapia intensiva hasta el área de cirugía donde Alondra pudo donar sus dos riñones y su hígado. En el camino al quirófano ibamos soportando una tristeza que no les puedo explicar. Saliendo del elevador, nos esperaba un pasillo muy largo, lleno de enfermeros y enfermeras, médicos y demás personal del hospital haciendo "valla", todos en silencio, todos con las manos juntas en señal de agradecimiento, todos visiblemente conmovidos, dimos vuelta y había todavía mas gente. Nunca caminé mas orgullosa y con mi cabeza en alto. Llegamos al quirófano y nos despedimos de mi niña hermosa, llegó la hora de dejarla ir.Tengo el grandísimo consuelo de haber ayudado a salvar a 3 bebés, la muerte de mi niña no fue en vano. Me encargaré en lo posible de que este testimonio pueda salvar mas vidas. Una persona con muerte cerebral, no puede irse directo al panteón. Hay familias sufriendo, hay madres en la agonía de la espera de un milagro, de una oportunidad. Para mi lo mas difícil apenas comienza. Siempre estaré muy agradecida con quienes hicieron tanto por nosotros. Siempre honraremos a mi niña que llevamos en cada paso. Fue un honor y un privilegio haber sido su mamá.

Zveřejnil(a) Andrea Salgado Flores dne Pátek 11. ledna 2019